5 espectaculares vistas de La Gomera

La Gomera es una de las islas más pequeñas del archipiélago canario. Sin embargo, sus atractivos resultan numerosos y variopintos. Desde sus frondosos bosques y espeluznantes acantilados, hasta pintorescos pueblos que aún conservan todas sus tradiciones, como el silbo, el lenguaje aborigen de la isla declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y que todavía algunos conocen y usan. Algunos de los imperdibles de La Gomera son:

1. Parque Nacional de Garajonay

La Gomera Laurisilva

El gran tesoro natural de La Gomera son sus bosques de árboles semejantes al laurel, frondosos y de un verde intenso, que coronan el escarpado centro de la isla. La laurisilva, ecosistema único en el mundo formada por una masa de vegetación prehistórica propia de la región de la Macaronesia que cubría los trópicos hace millones de años y que se ha conservado en la isla gracias a su clima excepcional siempre templado. Su mejor representación está protegida dentro de las casi 4.000 hectáreas de barrancos con arroyos y lomos escarpados del Parque Nacional de Garajonay, un lugar donde la naturaleza sigue reinando.

El centro de visitantes de Juego de Bolas mostrará todo lo que estos bosques, declarados Patrimonio Mundial por la Unesco, tienen que ofrecer, que es mucho. El siguiente paso es ponerse calzado y ropa adecuada y salir a caminar por esta selva inofensiva aunque intrigante, sentir el frescor de la tierra húmeda y escuchar el susurro de las copas de los árboles meciéndose lentamente.

2. Mirador de Los Loques

La Gomera Mirador de Los Loques

Cinco gigantescos titanes de roca vigilan la entrada al Parque Nacional de Garajonay desde la población de San Sebastián. Los roques son enormes bloques redondeados, formados por magma que nunca llegó a salir a la superficie y posteriormente quedó a la vista debido a la erosión. Hoy en día sobresalen de forma dramática del verde techo forestal de la isla. El conjunto de miradores de Los Roques ofrece impresionantes vistas de este paisaje, incluido en la Reserva de la Biosfera de la Unesco.

Subiendo desde San Sebastián por la carretera TF-713 aparece el primer mirador, encajado entre los roques de Agando y La Laja. Se divide en dos partes por la vía, con maravillosos amaneceres sobre las montañas del norte de La Gomera, con la isla de Tenerife como testigo, y preciosos atardeceres que tiñen de rojo los 180 metros del cercano roque de Agando. Hacia la cumbre, otros tres apartaderos ofrecen excelentes vistas de los roques de La Zarcita, Carmona y Ojila y una profunda vista del barranco sureño de El Gato.

3. Agulo

La Gomera Agulo

En el norte de La Gomera y a poco más de media hora en coche de la capital, se encuentra este pequeño pueblo que, debido a su belleza, ha sido bautizado como “el bombón de La Gomera”. Hablamos de Agulo, un inmenso mirador teñido por el verde de sus cultivos que contrasta con el azul del océano Atlántico, un encantador pueblo cuidado con mimo y esmero, de calles empedradas y pequeñas casitas de color blanco y teja bien restauradas.

Lo ideal es aparcar el coche y dejarse llevar por la belleza de su casco urbano usando como guía los paneles informativos que van desgranando las peculiaridades de Agulo o, directamente perdernos siguiendo nuestro propio instinto. Sorprende la hermosa iglesia de San Marcos, de cúpulas blancas, en contraste con el tono rojizo de las tejas de las casas. Las vistas de Tenerife y de su imponente volcán Teide son un valor añadido a este pueblo por cuyos poros transpira la esencia de La Gomera.

4. Los Órganos

La Gomera Los Órganos

En la costa noroeste de La Gomera emergen estas espectaculares formaciones naturales que se cincelan sobre la piedra como si de un gigantesco órgano musical se tratase. Qué increíbles sinfonías podrían escucharse a través de sus enorme columnas prismáticas de basalto de 200 metros de ancho y 80 metros de altitud que bajan por un acantilado hasta el mar y continúan por debajo de este. Esta joya de la arquitectura natural deja atónitos a todos los que lo tienen ante sus ojos.

Los barcos privados que llevan a Los Órganos salen de los grandes núcleos turísticos de Valle Gran Rey y Playa de Santiago, y ofrecen excursiones de varias horas que recorren la costa occidental de la isla para acabar en este paraje. Los guías de estos barcos explican que Los Órganos son en realidad una gran masa de magma que no llegó a salir a la superficie y se enfrió rápidamente, quebrándose en formas regulares. El embate del feroz mar del norte de La Gomera se encargó luego de excavarla, trocearla y esculpirla hasta su singular forma actual.

5. Valle Gran Rey

La Gomera Valle Gran Rey

Cuando pasas una temporada en el Valle Gran Rey sientes que el tiempo se detiene. Su barranco desemboca en playas de arena negra y acompaña al viajero durante toda su estancia en esta localidad de La Gomera. Nadar en el océano observando la puesta de sol marca el final de un relajante día en Valle Gran Rey, pero también el comienzo de una noche en la que disfrutar de la gastronomía típica en un acogedor restaurante familiar.

A pesar de ser el principal centro turístico de La Gomera, está lejos de erigirse como símbolo del turismo de masas, lo que le da un agradable ambiente bohemio. Las temperaturas son cálidas y suaves también durante la noche y permiten disfrutar de este enclave rodeado de naturaleza en cualquier momento del año. Probar las deliciosas galletas gomeras y la miel de palma, que se pueden comprar en muchas tiendas de Valle Gran Rey, es una tarea de obligado cumplimiento para el visitante.

Deja una respuesta

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa aceptar o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra
Política de Cookies.