Escapada a Marruecos: Motril-Al Hoceima

Hace mucho tiempo que no recorremos alguno de nuestros trayectos en ferry…hoy os preparamos una escapada a Marruecos, con la línea de ferry Motril-Al Hoceima, ¿te vienes?

Nuestra primera parada es en la ciudad granadina de Motril. Este municipio bañado por el mar Mediterráneo se encuentra a unos 70 kilómetros de Granada y es la salida al mar de la misma.

Puerto de MotrilVista de Motril a lo lejos

Al hablar de sus orígenes no podemos ser muy precisos, y es que no se sabe con exactitud cuándo se fundó, aunque se cree que en épocas fenicia y romana ya existía. Fue durante el Reino de Granada cuando se sabe que la ciudad existía y que se llamaba como en la actualidad: Motril. Tenía con cerca de 2.000 habitantes por lo que contaba con importantes edificios musulmanes: cuatro mezquitas, baños públicos, una pequeña alcazaba, murallas, etc. Pero al ser reconquistado por el ejército cristiano la ciudad quedó casi en abandono. Hasta el siglo XVII no empezó a recuperarse y a finales de siglo ya contaba con 8.000 habitantes.

Curioso, cuanto menos, fue el acontecimiento ocurrido durante el verano de 1873, cuando Motril se proclamó Cantón Independiente…aunque esta República de Motril tan sólo duró 3 días.

En la ciudad existen numerosos edificios civiles y religiosos que merecen la pena ser visitados. Entre los edificios religiosos podemos destacar la Iglesia Mayor de la Encarnación, construida entre 1510 y 1514 sobre una antigua mezquita; el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, construido sobre un castillo árabe, residencia de la madre de Boabdil, el último rey nazarí de Granada; la Ermita de la Virgen del Carmen, que fue construido sobre una tumba colectiva de 500 víctimas de la peste y que actualmente posee una llamativa cruz de piedra, tumularia comendadora de las víctimas de epidemias de los siglos XVI y XVII. Dada su tradicional industria azucarera, se pueden visitar numerosas fábricas de azúcar que actualmente están en desuso, como la de Nuestra Señora del Pilar, la de Nuestra Señora de la Almudena, la azucarera de San Fernando (de la que sólo queda la chimenea) y la de Ingenio de San José (de la que sólo queda una nave). También es interesante el único museo de Europa Preindustrial de la Caña de Azúcar.

Para terminar la visita nos trasladamos al Puerto de Motril, que es comercial y de pesca, pero también existe un puerto deportivo llamado Real Club Náutico de Motril. Desde el puerto cogemos un ferry que nos llevará a nuestro próximo destino: Al Hoceima.

Alhucemas (nombre en español), Al-Husayma (nombre en árabe) o Al Hoceima (transcripción francesa) es una ciudad marroquí situada a orillas del mar Mediterráneo famosa por sus playas y su entorno, ya que se encuentra en la cordillera del Rif. Su nombre original fue Villa Sanjurjo, en honor al general José Sanjurjo, ya que la ciudad nació cuando los españoles llegaron y se asentaron durante la guerra del Rif. Durante la Segunda República Española pasó a llamarse Villa Alhucemas (en honor a un asentamiento de la zona del siglo XVII) pero durante el régimen franquista se renombró de nuevo como Villa Sanjurjo, nombre que se mantuvo hasta el año en el que se acaba el protectorado español. A partir de 1956 pasa a llamarse por su nombre marroquí.

Al HoceimaVista de la ciudad de Al Hoceima

Aunque todavía se habla español, entre los jóvenes está más extendido el francés. Pero aún existen lugares donde estudiar el español, como el actual Colegio Español “Gaspar Melchor de Jovellanos” en el que se cursan estudios del sistema educativo español de educación infantil primaria y secundaria.

En Alhucemas te proponemos que pasees por sus calles para contemplar los numerosos edificios que se alternan entre la arquitectura marroquí y la española. La Plaza de Mohamed VI, centro de la ciudad nueva; el Palacio Real; el Mirador del Morro Viejo, donde encontrarás un zoco para hacer tus compras regateando; el Parque Chiita, un agradable lugar para pasear en el que encontrarás una iglesia de origen español; numerosas mezquitas como la de Masjid Al Atiq y la de Hassan II (en la Ciudad Moderna); etc.

También se puede visitar (previo permiso especial en Melilla) el Peñón de Alhucemas, un islote perteneciente a España desde 1560, año en el que el Sultán Muley Adbalá se lo entregó a Felipe II a cambio de la protección de las invasiones otomanas. Fue ocupado en 1673, en tiempo de Carlos II, y llegó a contar con 300 habitantes. Más tarde se convirtió en un penal de presos comunes, políticos y desterrados y actualmente está ocupado por el ejército español.

Peñón de AlhucemasPeñón de Alhucemas

Aquí termina nuestra escapada multicultural, perfecta para cualquier fin de semana. Ya sabes… ¡visita Clickferry y consigue tu billete de ferry al mejor precio!

Deja una respuesta

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa aceptar o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra
Política de Cookies.